Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

26
Ago
2018

El Papa en Irlanda en circunstancias difíciles

4 comentarios
PapaIrlanda

Como no podía ser de otra manera, el Papa, en su visita a Irlanda, ha afrontado el difícil problema de los abusos con menores cometidos por responsables eclesiásticos. Ha condenado los hechos, ha prometido que se tomaran medidas para que no vuelvan a repetirse. El papel del Papa, y de la Iglesia en general, no es nada fácil en las actuales circunstancias. Francisco ha ido a Irlanda a clausurar un encuentro de familias cristianas. Ha dicho cosas hermosas sobre el amor humano y sobre el sacramento del matrimonio. El matrimonio es una vocación, ha dicho. Una vocación, o sea, una llamada de Dios, un don del Espíritu Santo. Pero su predicación sobre el matrimonio quizás haya sido dificultada u oscurecida por el recuerdo de hechos delictivos cometidos por algunos clérigos.

Hay una parábola de Jesús que puede ayudar a comprender la dificultad de anunciar hoy el Evangelio: salió un sembrador a sembrar, pero la semilla cayó en suelos en los que no le resultaba posible arraigar o crecer. ¿Qué hará el sembrador? ¿Seguir echando semilla? Tarea inútil. Para que la semilla dé fruto tendrá antes que preparar la tierra. Ese es un problema de siempre: el Evangelio no se acoge automáticamente, requiere disposiciones para ser acogido. El predicador, en muchas ocasiones, antes de ponerse a predicar, deberá trabajar para que se den disposiciones que permitan la acogida.

Los escándalos del clero han provocado que, parte de la tierra de acogida de la Palabra, no esté en buenas condiciones. Peor aún, hoy, los escándalos han estropeado, empeorado y envenenado tierras buenas. Por eso, el anuncio del Evangelio se hace más difícil, puesto que requiere un trabajo de preparación mayor que si la tierra no hubiera sido estropeada. Para colmo, los estropeadores han sido aquellos que debían prepararla. Cuando se corrompen los que deben ayudar, todo se complica más. Cuando se corrompen los servidores públicos (jueces, policía), la degradación alcanza límites insoportables.

Yo no creo que los tiempos actuales sean peores que los pasados. De hecho, estos escándalos de los que hoy hablamos ocurrieron, en su mayor parte, hace ya un cierto tiempo. Pero hoy, hay más información y menos miedo para denunciar. Hoy, el disimulo o la ocultación termina por empeorar las cosas cuando los hechos salen a la luz.

Nunca ha sido fácil anunciar el Evangelio. Hoy es más difícil si cabe, debido precisamente a que la “tierra” que debe acogerlo está peor preparada. La paradoja es que esta peor preparación tiene su causa en aquellos mismos que estaban encargados de prepararla.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
anonimo
27 de Agosto de 2018 a las 18:45

Gracias P. Gelabert por sus palabras, en momentos en que el integrismo de intereses espúreos, desde dentro de la propia Iglesia, quieren impedir el cambio impulsado por Papa Francisco, pidiendo incluso su dimisión.

Jesús bastante en RD “ La realidad desmiente a Viganó “ cita al redactor jefe de América Magazine, el jesuita Matt Malone, quien desmiente una a una las afirnaciones de Viganó sobre Papa Francisco. Gracias a quienes intentan poner luz cuando las sombras arrecian.

Todos con el Papa Francisco avanzando por la senda de una Iglesia más evangélica y fraterna. Asumiendo los errores, haciéndoles frente, buscando soluciones y aplicándolas de raíz, hasta el fondo. Para seguir haciendo presente el Reino de Dios. El mensaje de salvación de Jesucristo para todos.

2
MANUELA
28 de Agosto de 2018 a las 13:32

TOTALMENTE DE ACUERDO CON EL ARTÍCULO Y CON EL COMENTARIO 1

CON LOS CAMINOS QUE ABRE EL PAPA Y CON LOS QUE QUEREMOS CAMINAR POR ELLOS, SE ABRE UN NUEVO AMANECER PARA LA IGLESIA Y PARA TODA LA SOCIEDAD.

YO LO VIVO CON ILUSIÓN Y ESPERANZA.

3
Carlos Merli
29 de Agosto de 2018 a las 00:49

Bien por el padre Martín. Su blog además de ser un instrumento de predicación también es útil para compartir información como la de Anónimo sobre el sitio America Magazine. Aprovecho para recomendar en el mismo sentido el sitio National Catholic Reporter.

4
Antonio López Sernández
29 de Agosto de 2018 a las 09:16

Palabras muy vivas y realista, P. Gelabert- "¡Ay de aquéllos que escandalice a uno de estos pequeños!" "¡Ay de aquellos de quien viniere el escándalo. Más le valiera atarse una piedra de molino al cuello y arrojarse al mas". Nos dice Jesús, (en cita libre). Y añade una hipérbole para resaltar la maldad del escándalo.
Cuando un joven se compromete con Cristo, debe hacerlo con plena consciencia, entrega y desconfianza en sí mismo, pidiendo al Señor la fuerza de la entrega y la perseverancia. En mi experiencia con la juventud llamada a la entrega total, tanto en España como en el Perú, siempre he insistido en este tema. Tienen que ser jóvenes entregados al Señor, y al mismo tiempo con una gran dosis de esperanza, oración y desconfianza en sí mismos, confiando en Dios. Pueden hacer mucho bien a la Iglesia, pero también pueden ser piedra de escándalo.
Cuando pidamos a Dios vocaciones sacerdotales y religiosas, debemos hacer hincapié en que sean jóvenes entregados a Dios y a su Iglesia, luminarias, sencillamente santos. Santos en una vida coherente, entregada, sencilla... Recordemos a Sta. Teresa del Niño Jesús: Hizo extraordinariamente bien lo ordinario. Eso es oración vivida, constante, habitual.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo