Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

4
Oct
2019

El Padre Pepe, un testigo creíble

7 comentarios
candalabro12

He tenido la suerte de conocerlo. Acaba de fallecer en su amada ciudad de La Habana, donde era muy conocido y valorado. Era un fraile que valía la pena.

El 15 de diciembre de 1925 nace José Manuel Fernández González del Valle, en La Habana. A los 23 años se gradúa como Doctor en Leyes y, tras trabajar en el Registro de la Propiedad, en 1951 decide hacerse fraile dominico y parte hacia Almagro, España, para cursar el Noviciado. En Granada estudia filosofía y teología y en 1957 regresa a Cuba, tras completar su formación intelectual en Canadá y Estados Unidos.

El 15 de septiembre de 1961 logra salvar para la Orden el convento de San Juan de Letrán, evitando que sea ocupado por los soldados revolucionarios. Ese día las autoridades deportaron a muchos sacerdotes y ocuparon iglesias y conventos argumentando que estaban vacíos. Él, como cubano, se presentó en San Juan de Letrán y tras conversar con el jefe de los soldados y darle distintos argumentos (entre otros, que se trababa de una zona turística y que muchos turistas eran católicos y se iban a encontrar sin templo para asistir a los oficios religiosos), logró que el capitán hiciera una consulta con “la Comandancia” (esa fue la palabrita, dice el P. Pepe) y, tras dos horas de espera, regresó con un manojo de llaves y le dijo: “Queda usted a cargo de la Iglesia y del Convento de San Juan de Letrán”. Incluso el miliciano quiso dejarle una escolta, pero el Padre le dijo que no la consideraba necesaria.

Hombre de gran cultura, espíritu abierto, dialogante, comprensivo y sabio. Valgan como muestra estas reflexiones suyas: “Jesús nadó a contracorriente. Llamó bienaventurados a los perdedores históricos de todos los tiempos y malhadados a los vencedores y a los hombres de éxito… La aventura histórica de El Nazareno, tan esperado por el pueblo elegido como un Dios vencedor, concluyó con la derrota de la cruz”. “La fe no puede existir sin sonrisa; tiene que ser alegre y además, desconfiemos de los que dicen que su verdad jamás ha sido tocada por la duda”. “Cada uno debe vivir con su realidad. Si yo estoy en Cuba debo obrar acorde con la psicología del pueblo cubano y saber estar a la altura de las circunstancias. Debo tratar de comprenderlo, de sentirme feliz, inclusive dentro de las limitaciones, deseando y tratando de superar lo que se pueda, pero mientras no se superen no vivir amargado, encerrado en una bola de cristal, sino estar abierto a los demás, ser competente en mi profesión, mi trabajo. Hacer lo mejor posible con la mejor conciencia posible… Muchas veces nosotros nada más vemos lo negativo de los demás y lo positivo de lo nuestro. Hay que llegar a un equilibrio. Esto es importante tanto para la vida familiar como social. Cuando llegue una crisis tratar de ser compasivo con la otra parte, y no dejar que el problema se radicalice”.

Posterior Anterior


Hay 7 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Elizabeth
4 de Octubre de 2019 a las 15:52

A decir de sus reflexiones, y seguramente su vida: un Evangelio viviente. Gran retroalimentación esta síntesis de su vida.

2
Rafael
4 de Octubre de 2019 a las 16:57

También conocí al P. Pepe y creo que es un santo por la heroicidad de su testimonio. Saludos a toda la familia dominicana de Cuba.

3
Hormias
4 de Octubre de 2019 a las 22:08

Dios le tenga en su gloria

4
Mayor Thompson
4 de Octubre de 2019 a las 22:14

Habrá trabajado lo suyo por Cuba. Que dios le tenga a su lafo

5
Paco Quijano
5 de Octubre de 2019 a las 02:22

Martín, gracias por la nota. Compartí con Pepe momentos inolvidables en La Habana y alguna vez en México... el Señor lo tiene en su Reino...

6
Tushnelda
5 de Octubre de 2019 a las 05:13

Ante todo gracias por este escrito en el que nos habla del P. Pepe, un sacerdote fiel a la Orden Dominicana, a Cuba y a su pueblo, un hombre culto, humilde y de una memoria increíble. Agradecido y agradeciendo siempre hasta los más pequeños detalles. Disfrutaba de las cosas y las apreciaba en su justa medida.
Un hombre que pasaba sin hacer ruidos, y no era porque no hablara alto y mucho, pero siempre se hacía presente en donde lo necesitaran.
Un digno siervo de Dios que vivió para servir. Descanse en Paz P. Pepe.

7
Marcos García
5 de Octubre de 2019 a las 07:56

Gracias por dar ésta historia del querido Padre Pepe. Le conocí y tuve el gusto de conversar mucho con él. Me contaron otros hermanos de la orden de predicadores que en esos mismos años de ocupación de conventos e iglesias, el padre Pepe no sólo salvó a San Juan de Letrán. También El Rosario (en El Vedado), Santa Rosa de Lima (en 37 y 2, La Timba) y alguna otra. Hubo meses en que el Padre Pepe daba hasta 5 misas diarias corriendo de una iglesia a otra, para que no las cerraran. Soportó con entereza y talante burlas, ataques verbales, humillaciones en la calle e incluso durante sus misas. Un santo varón, ejemplo de sacrificio y de amor a la Iglesia. Que en paz descanse y brille para él la luz perpetua.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo