Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

30
Mar
2018

El grande y santo sábado

4 comentarios
sabadosanto

El sábado santo, para algunos creyentes, es posiblemente una especie de día sin liturgia, sin oficios, un día vacío. Y no es así. Primero porque hay un estupendo oficio del sábado santo, que contiene una enorme riqueza. En este día, dice el oficio de la Iglesia, “un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio porque el Rey duerme”. Sí, aparentemente duerme. En realidad está muy activo. De ahí que el oficio continúa diciendo que es este día el Rey “quiere visitar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte…, librar de sus prisiones y de sus dolores” a las hijas e hijos de Adán y Eva que están encadenados. El sábado santo es el gran día de la esperanza de la Iglesia, la esperanza en que a pesar de todas las apariencias, Dios tiene la última y definitiva palabra, y está palabra es de vida y alegría.

El sábado santo es de un gran actualidad: es el día del “silencio de Dios”, un silencio que nunca como en nuestros días fue tan real: Dios parece callado, parece que no tiene nada que decir ante tanto sufrimiento, tanta injusticia, tanto dolor como hay en este mundo. Después del martirio de Jesús y de tantos otros martirios como sigue habiendo, Dios permanece callado. Pero no es un silencio vacío. Este silencio nos remite a nuestra propia responsabilidad. Es también un silencio lleno de esperanza. La esperanza siempre es silenciosa, pero el cristiano sabe que la esperanza no falla. La esperanza es cierta y segura.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
feliciano
31 de Marzo de 2018 a las 10:53

El silencio de Dios es elocuente, silencio meditativo, habla en lo profundo del alma a toda persona que tiene la suerte de saber escuchar.- Del silencio de Dios, aflora la esperanza, esa esperanza de la que todos tenemos necesidad de vivir, de hacer nuestra.- Todos necesitamos entender el mensaje del sábado santo, día que nos abre y dispone a la solemnidad de Pascua de Resurrección.- Yo pido al Señor el auxilio de su gracia para entender y vivir este día de sábado santo, en espera de la plenitud de la manifestación gloriosa de la Resurrección.-

2
Emilio
31 de Marzo de 2018 a las 18:54

En primer lugar muchas gracias por tratar este tema. En el credo decimos: "... fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos..." .
Esta parte parece contener todo lo que celebramos en Semana Santa y la Ascensión, pero entonces, que es eso de que "descendió a los infiernos". ¿Se podría decir que eso es lo que conmemoramos el Sábado Santo?. Es una pregunta que planteo porque realmente no lo sé. Y la otra pregunta sería cual es el significado teológico de este descenso antes de la Resurrección. Sea como sea, todo indica como dice Frai Martín, que Dios esta muy activo. Y disculpas por tanta pregunta.

3
Martín Gelabert
31 de Marzo de 2018 a las 22:33

Para Emilio: le agradezco su participación y su pregunta. Efectivamente, el sábado santo se conmemora este artículo del Credo que dice que Cristo descendió a los infiernos. Como infiernos era el lugar de los muertos, decir que Cristo descendió a los infiernos es recalcar que Cristo murió realmente, como morimos todos. Este enlace a uno de mis artículos le puede servir: http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/descendio-a-los-infiernos/

4
Emilio
1 de Abril de 2018 a las 01:37

Muchas gracias Frai Martín.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo