Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

7
Abr
2019

Dos pecadores, una acusada

6 comentarios
aultera

El evangelio de este quinto domingo de cuaresma comienza de forma muy irónica y llamativa: se insiste por dos veces en que estamos ante una mujer sorprendida en adulterio, sorprendida en flagrante adulterio. Si la sorprenden en el acto del adulterio, eso significa claramente que la sorprenden con otro. ¿Dónde está el otro?, ¿por qué el otro no es detenido?, ¿por qué no van a por él si se ha escapado?, ¿por qué no es acusado? Ya sería el colmo de la ironía pensar que el otro, porque sin otro no hay adulterio, estaba entre los dispuestos a apedrear.

Los fuertes, si son culpables, en muchas ocasiones, saben como ocultarse. Además, tienen muchos medios para defenderse. Por su parte, los débiles (no importa si son varones o mujeres, ancianos o niños) suelen ser considerados más culpables que los fuertes. Los débiles, en ocasiones, cargan con las culpas ajenas y, casi siempre con las propias. Los débiles no tienen quién les defienda. Y mucho menos, si son culpables. Esta mujer tuvo la suerte de que allí estaba un valiente, un valiente que no necesitaba arma ninguna, le bastaba la fuerza de su palabra. Ese que en otra ocasión fustigaba a los que se fijaban en la paja en el ojo ajeno y no veían la viga en el propio.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Rosa Maria
7 de Abril de 2019 a las 16:05

Ese Valiente es quien sostiene mi vida. Ciertamente a Él me acojo y nunca he sido defraudada.

2
Maria Aurora
7 de Abril de 2019 a las 16:12

Por primera vez veo que se implique en un comentario al hombre. Y dónde estaba? Gracias Jesús por dar dignidad a la mujer.

3
Mercedes
8 de Abril de 2019 a las 20:54

¡ Así es nuestro Dios y, por eso, estamos alegres ! Nos perdona , nos sustenta , nos anima en nuestras luchas , nos consuela cuando estamos afligidos .. ; en definitiva , nos ama !!

4
ESPERANZA*
9 de Abril de 2019 a las 11:06

No sé si agradecer el que no se me haya publicado mi comentario al tema:"Dos pecadores y un acusado". Sigo manteniendo que los judíos eran muy celosos en el cumplimiento de la Ley que Moisés les dio. Y que la mujer no era considerada. Algo de esto heredamos y hoy hay cierta atención y delicadeza a elevar tal dignidad menospreciada.
Comprendo que tanto el que escribe el blog, mi hermano Martín como el equipo que decide aprobar o no el comentario tiene su censura y debe cumplirla.
El aceptar la opinión de uno o de otros siempre mirando al bien común, tiene la sabiduría de ser una persona libre y no aferrada a su propio criterio
tiene de positivo un gran enriquecimiento de la verdad del otro.
MUCHAS GRACIAS.!

5
Martín Gelabert
9 de Abril de 2019 a las 11:47

Esperanza: no se ha censurado ningún comentario a este post. Quizá ha podido ocurrir que por algún motivo no haya entrado.

6
Emilio
9 de Abril de 2019 a las 23:30

Uno de los grandes aportes del cristianismo, desde el primer momento como muestra Jesús este pasaje, fue reivindicar la igual dignidad del hombre y la mujer que siempre habían tenido desde la creación.
En aquella época esto era un escándalo y hoy en día no solo muchos se han olvidado de esto sino que pretenden vender todo lo contrario respecto a la Iglesia. La memoria histórica es muy selectiva para algunos, así les conviene tachar a la Iglesia de un falso ultraconservadurismo sin reconocer los grandes avances sociales en la historia gracias a ella, fomentando un falso progresismo que lleva a la desigualdad y en el fondo a una falta de libertad, que es lo que les interesa.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo