Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

13
Dic
2017

Dios, nuestra razón de ser

3 comentarios
arena

Dios es “nuestra razón de ser” en el más profundo y radical sentido: si existimos es gracias a un acto creador. De nuestra nada original, salimos extraídos por un acto de ternura paternal. Desde otra perspectiva también Dios es nuestra razón de ser: él es la meta, el destino, el lugar al que tendemos aún sin saberlo. Finalmente, razón de ser es lo que motiva una vida, lo que le da sentido. Por eso se dice que la razón de ser de una madre es su hijo. O que la razón de ser de un médico es curar. Razón de ser es dar sentido a algo. Hay una canción de amor en la que el amante le dice a la amada: “te quiero porque quiero que me quieras, porque como tú no hay nadie más bonito en esta tierra; caminando de la mano, tú eres mi razón de ser”. La amada es la razón de ser del amante. Podríamos aplicarlo a Dios: Dios es la razón de ser de cada ser humano, porque en Dios encuentra su felicidad, su plenitud, su bienestar, su todo.

Este triple sentido de Dios como “razón de ser”, lo expresa así el Nuevo Testamento: “todo ha sido creado por él, para él y en él”. Todo procede de Dios y todo tiende hacia Dios. El es el origen y la meta, el pasado y el futuro de todo lo creado. Y es también el presente, porque todo se mantiene gracias a él. Si se retirase, todo volvería a la nada. Saber que tenemos una razón de ser debería alegrarnos y sostenernos en nuestros momentos de desaliento: no estamos ahí por casualidad, alguien nos ha querido y nos quiere como somos. Por otra parte, no estamos ahí perdidos, sin saber a donde vamos, sin casa ni hogar, sin tener a dónde ir. Hay un lugar en el que se nos espera con los brazos abiertos, lugar de amor, belleza y paz, en donde encontraremos una felicidad estable y perpetua. Finalmente, no estamos ahí solos, estamos acompañados por un Padre bondadoso, que mantiene todas las cosas “en él” por medio de Cristo.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
feliciano
14 de Diciembre de 2017 a las 20:07

Para un creyente lo que le cimienta y conforma en la existencia es sin duda su razón de ser.- ¿Cabe alegría más profunda, satisfacción más plena, que sabernos dependientes del Dios de la vida, en quien descansa lo humano y lo divino?.- Considerar que Dios es mi Padre, que me ama, que vela por mí, que me sostiene en la existencia, da una grande y gozosa serenidad que no aporta la vida a quien no se abandona en su amor infinito.- Es la razón de ser de todo ser humano, especialmente de los que le aceptan y aman sin medida.-

2
Antonio López Sernández
16 de Diciembre de 2017 a las 08:20

Gracias, P. Gelabert, por esta profunda reflexión. Dios es nuestra razón de ser. Si nos abandonamos, si nos cobijamos en su seno paternal, Él dará sentido a nuestra existencia. Dios es tan paternal que, aunque nos olvidemos de Él, Él nunca se olvida de nosotros. Es Padre desinteresado que sólo quiere el bien del hijo. Por nuestra parte, debemos vivir este amor paterno-filial. En medio de los problemas, dudas, incomprensiones, aparece Dios extendiendo su mano amorosa para decirnos que la vida con Él sí tiene sentido. Con Él todo tiene razón de ser, hasta en nuestras caídas nos ayuda a levantarnos y a confiar más en Él, desde nuestro reconocimiento de hijo necesitado.

3
Luciana
18 de Diciembre de 2017 a las 17:59

Mucho valora Dios la humildad,la nada del ser hombre cuando acepta nuestra humanidad,como nos dice P.Martin: que Dios quiera ser hombre,es verdaderamente inimaginable".Que nazca en total pobreza,sin los medios necesa
rios,entre el frío,la soledad de la noche y el silencio.todo un Dios que se hace pequeño e indefenso.lección para nuestra soberbia"
Gracias P-Martin por estas reflexiones que nos ayudan a ponernos en nuestro
sitio.
Felíz Navidad.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo