Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

1
Sep
2020

Dios, factor de humanidad

5 comentarios
soltravesando

Dada la situación de progreso a la que ha llegado el ser humano, Dios parece que ha perdido importancia e interés, al menos en lo que se refiere a las realidades de este mundo. ¿Para qué necesitamos a Dios en este mundo? ¿No se basta el hombre solo? ¿No puede reducir por sí mismo la miseria y enfren­tarse con lo desconocido, con estos espacios antiguamente reservados al mundo de la supersti­ción? ¿No es incluso capaz de dominar la naturaleza? ¿Qué puede aportar a esta sociedad la fe cristiana? ¿Acaso esta fe está para solucionar los problemas del “más allá” y su influencia en el “más acá” queda únicamente reservada al dominio de la inte­rioridad religiosa, e incluso ahí, a la liberación de lo que se conoce como pecado? En definitiva, ¿nos ayuda Dios a vivir más humanamente?

Tomás de Aquino se pregunta por la necesidad de la gracia, que es un modo de preguntar por la necesidad de Dios. Según Tomás, Dios no es solo necesario para alcanzar la vida eterna, sino también para vivir humanamente, para encontrar la plena esta­bilidad humana en este mundo. La gracia tiene repercusiones en el aquí y ahora de nuestra existencia mundana. Si el amor confiere estabilidad y equilibrio a la vida, la acogida del amor de Dios no puede menos de traducirse en una serie de re­percusio­nes físicas, psicológicas y afectivas en nuestro ser y en nuestra manera de vivir. La confianza en Dios permite vivir sin miedo a la vida y sin miedo a la muerte; o en todo caso, asumir los problemas y miedos de otra manera.

Según Tomás de Aquino en la actual situación de pecado, la gracia de Dios es necesaria para la realización efectiva de lo que hoy calificamos de derechos y deberes huma­nos. Dicho de otro modo: toda vida humana se encuentra sometida a múltiples soli­citaciones, y no todas son buenas. El hombre siente su inclinación al mal. Hay cosas que su razón y su conciencia le dicen que no son buenas y, sin embargo, el hombre se siente atraído por ellas. Unas veces la atracción del mal se le presenta tan súbita­mente que no puede resistirla. Otras veces, el hombre quiere dejar de obrar el mal, pero parece como si el mal pudiera más que él, debido a las malas costumbres adqui­ridas o a la fuerza con que se presenta.

Teóricamente, es posible resistir una por una a las seducciones del mal. Pero llevar una vida según el bien y resistir habi­tualmente al mal, requiere serenidad, equilibrio, claridad de ideas y de objetivos. No cabe duda que la gracia de Dios, al otorgar estabilidad y equilibrio personal, es un socorro necesario para que la orientación de la persona hacia el bien encuentre conti­nuidad y firmeza.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Carlos
1 de Septiembre de 2020 a las 14:06

Hechos 17,28
[28]pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: "Porque somos también de su linaje."

2
J. Garcia
1 de Septiembre de 2020 a las 16:07

Por la gracia de Dios nos mantenemos en la existencia, y como hechos a semejanza Suya tenemos la obligación de hacernos cargo del co-gobierno de este mundo. Espero que todos los interrogantes que nos ofrece Fr. Martín no sean una invitación a devolver nuestras obligaciones y responsabilidades al Creador y encima hacerle responsable de todos los desastres que están ocurriendo. Gracias, Fr. Martín.

3
Hormias
2 de Septiembre de 2020 a las 19:45

Concibo la vida gracias a dios.. No veo otro caminoy como decia el santo dominico necesario para la vida. Gracias fray Martín

4
Carlos Merli
3 de Septiembre de 2020 a las 21:45

La Nueva Evangelización que proclama la Iglesia sigue las ideas suyas padre. Demostrale al mundo la necesidad de Dios con el mismo ardor pero con nuevos métodos.Esa es nuestra responsabilidad como cristianos católicos y nosotros como miembros de la familia dominicana debemos reconocer que como en tiempos del Patriarca Domingo existen los cátaros y albigences del tercer milenio a quienes debemos acercarnos y llevarles la Palabra de Vida.
El Espíritu Santo nos ilumine y seamos dóciles a El. Que así sea.

5
María
4 de Septiembre de 2020 a las 09:32

Yo siento la necesidad de Dios como nunca para ser más humana en un mundo y ambiente cada vez más inhumano y egoísta, y sobre todo para discernir lo que agrada a Dios, lo bueno, lo justo, lo que es evangélico y vivirlo en el día a día.
Por eso le agradezco su comentario muchísimo, me aclara y confirma.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo