Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

26
Nov
2015

Después de cada noche viene un amanecer

3 comentarios

Adviento, tiempo de esperanza. Es doble la esperanza de la que habla el adviento: la del retorno glorioso de Jesús al final de los tiempos, y la que suscitó el Mesías nacido de María hace dos mil años. La esperanza del retorno glorioso de Jesús nos asegura que el final de los finales no será una vuelta al caos primigenio, sino la llegada del definitivo cosmos, una tierra nueva en donde todo estará en su lugar, cosa que ahora no siempre sucede. Ahora hay demasiada violencia, demasiada mentira, muchas armas que se venden y mucho dinero que se consigue a base de crear las condiciones más favorables para la guerra y el terror. Llegará un día en que Dios pondrá orden en todas las cosas, cuando Dios sea “todo en todos”, la realidad que todo lo determine. Porque cuando Dios determina la realidad, todo funciona necesariamente bien.

La que se suscitó con la llegada del Mesías fue una esperanza humilde, porque pocos se enteraron. Y los que se enteraron tampoco vieron grandes cambios; el caos seguía imperando en el mundo, aunque en sus vidas se suscitó una nueva ilusión y nuevas ganas de vivir. Vale la pena vivir, aunque la vida sea difícil. Y vale la pena trabajar a favor del bien y oponer resistencia al mal, no solo porque sin este esfuerzo las cosas todavía serían peores, sino sobre todo porque en este esfuerzo se hace presente el Espíritu Santo. Unos lo saben y otros no lo saben, pero lo importante es la presencia.

En estos momentos los países europeos están preocupados por la seguridad. Pagaremos un precio: habrá menos libertad y menos fraternidad; más controles y más desconfianza. Pero lo que en realidad necesitamos son grandes dosis de esperanza. Esperanza, que este año debería ir acompañada de la misericordia, siguiendo las orientaciones que nos ofrece el Obispo de Roma. Si logramos llenarnos de esperanza y contagiarla, el cielo se maravillará, y los ángeles cantarán de nuevo un himno de paz para las personas de buena voluntad. Pues “la fe que Dios prefiere es la esperanza” (Charles Péguy).

A Dios no le sorprende que haya personas de fe, pues en todas las criaturas, en el sol y las estrellas, en los peces del mar y en los pájaros que vuelan, en la calma de los vientos y en la mirada de los niños, es posible atisbar una huella de su presencia. Tampoco le sorprende la caridad, porque a la vista de tanta desgracia siempre hay algún corazón que se altera y se convierte en un samaritano misericordioso.

Pero la esperanza, esto sí que le sorprende: ver como estas pobres criaturas suyas que somos los humanos, a la vista de cómo va todo, creamos que mañana las cosas pueden ir mejor. Esto sí que es sorprendente: que el presente no augure nada bueno y, sin embargo, luchar por un mañana mejor. Hace falta una gracia increíble para convencerse de que después de cada noche viene un amanecer.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
27 de Noviembre de 2015 a las 09:52

Junto a esas realidades toscas por brutales que nos atenazan, fray Martín, cuyo amanecer usted espera, hay otras más sutiles, persistentes y de largo alcance, preocupantes también. Recuerdo que un profesor de moral, Marceliano Llamera, comentaba en clase que no le extrañaría que los soviéticos –hablo de la segunda mitad de los años sesenta-- , estuvieran llevando a cabo experimentos de hibridación entre humanos y monos. Desconocía la genética y la fisiología, e incluso la historia de la biología (caso Lysenko), pero Llamera intuía hasta dónde podía llegar la maldad humana, esa misma que acribilla en París o en Mossul, en Tunez o Altagracia en Venezuela. Ahora el temor de aquel moralista leonés ha adquirido verosimilitud en las llamadas quimeras: implantación de tejido humano en embriones humanos. Se trata de un proceder más insidioso y, como todos los que se están llevando a cabo en genética y citología, envueltos en el celofán de las promesas médicas. No parece que avancemos hacia la luz. A diferencia de las voces que se levantan, en todos los foros y por todos los que gozan de autoridad para ello, contra el terrorismo, sobre estos aspectos y otros similares reina un ominoso silencio.

2
Anónimo
28 de Noviembre de 2015 a las 00:10

Si efectivamente hay muchas noches y muchos amaneceres vividos y algunos por vivir. La noche es oscura y muchas veces triste, lloramos, nos angustiamos, nuestra alma se desgarra, pero no acaba todo, el tiempo pasa y llega el alba.
Volvemos a tener paz, a reír y quizás a ser felices. La esperanza junto a la fe y la caridad, virtudes teologales que usted explicaba muy bien en sus clases de hace ya años.Gracias

3
mar
1 de Diciembre de 2015 a las 15:16

Que nuestra esperanza sea eterna...
Comencemos otra vez.

Si hasta ahora has cosechado desastres, recuerda: se avecinan centelleantes primaveras.  Nací del seno de la muerte.  Por eso la muerte no puede destruirme.

Soy inmortal porque soy hija primogénita del Dios inmortal.  Aunque miles de veces me digas que todo está perdido, miles de veces te responderé que todavía estamos a tiempo.  Los pobres ocuparán el rincón más privilegiado de tu huerto.

Todos los  olvidados del mundo, los que no tienen voz, ni esperanza ni amor; vienen a beber de tus primaveras encendidas por el Resucitado.  Mira:  esas estrellas, parpadean desde la eternidad y hasta la eternidad.  Sé como ellas: no te canses de brillar.  Camina.  El Señor Dios será la luz para tus ojos, aliento para los pulmones, aceite para las heridas, meta para tu camino, premio para tu esfuerzo.

Ven.  Comencemos otra vez.
Gracias fray Martín