Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

16
Jul
2018

Cuando la excelencia es lo normal

2 comentarios
fuente

Mi buen amigo y poeta Antonio Praena, me provoca para que remate una frase incompleta que le he dedicado a propósito de una entrevista que le han hecho después de haber ganado varios premios de poesía. Esta es la frase, que puede terminarse de muchos modos: “cuando la excelencia es lo normal…”. ¿Qué ocurre cuando la excelencia es lo normal? O sea, lo habitual. Porque, en este mundo nuestro, y algunas instituciones religiosas no son una excepción, lo habitual es la mediocridad. O la ambición. O el aferrarse al poder. ¿Qué está ocurriendo sino en Nicaragua o en Venezuela, o en la Iglesia chilena, en la que las dimisiones habidas han sido “dimisiones forzadas”?

Para hacer de la excelencia lo normal se necesita esfuerzo, fortaleza, constancia, mirada lúcida. No hace falta ser “listos”, hace falta ser “buenos”, honrados, comprensivos. Cuando consigamos que la bondad sea lo normal, habremos anticipado el reino de los cielos. Cuando consigamos que el respeto sea lo normal, habremos logrado la fraternidad evangélica. En materia religiosa necesitamos mucha normalidad, la normalidad de los que viven su fe en lo cotidiano, sin aspavientos, sin amenazas. Cuando la excelencia es lo normal, estamos en el buen camino. Se abren puertas a la esperanza. Se ilumina la vida propia y la ajena. Cuando la excelencia es lo normal encontramos a Dios en la normalidad.

En demasiados lugares de este mundo lo normal es la antipatía, o la envidia, que son odios suavizados. Y, sin embargo, el odio corroe fundamentalmente al que odia. El día que lo normal sea el amor, ese día estaremos en el cielo. Hacer de esta tierra un cielo es lo propio de las personas normales.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Carmen Castlla
18 de Julio de 2018 a las 00:05

Sencilla y pura meditación. Solo el que de la excelencia hace lo normal puede expresar tan magistralmente la sencillez del evangelio

2
Antonio López Sernández
19 de Julio de 2018 a las 21:12

El precio de la eternidad, de la bienaventuranza eterna, es hacer que nuestra vida, nuestro entorno sea un preámbulo de esta felicidad. Debemos hacer normal lo extraordinario: la presencia del Dios del Amor en nuestro vivir cotidiano en este mundo temporal. Tenemos la obligación de ser felices haciendo felices a los demás, desde la perspectiva de Dios. Así, incluso en los momentos difíciles, la presencia de Dios en nuestra vida ordinaria terrenal hace que nuestra existencia sea especial, profunda, con visos de eternidad. La verdadera eternidad será una continuación plena y definitiva de esta felicidad temporal.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo