Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

16
May
2017

Celibato voluntario

5 comentarios
orante

Las causas inmediatas de una decisión que comporta una opción de vida, pueden ser múltiples. Pero es importante dejar claro que las opciones vitales tienen razones profundas, que van más allá de sus causas inmediatas. Por ejemplo, es posible que una persona decida entrar en la vida religiosa porque ha sufrido una decepción sentimental, porque su pareja le ha abandonado, o porque ha tenido una mala experiencia en el terreno profesional. Pero si todas sus razones para entrar en un convento se reducen a sus malas experiencias profesionales o sentimentales, se ha equivocado de camino y lo más seguro es que su vida sea un fracaso.

Otro ejemplo: supongamos un varón que se siente llamado al sacerdocio, pero resulta que tiene novia y le gustaría casarse. Cuando el director del seminario le diga que la disciplina de la Iglesia occidental requiere el celibato para los ordenados, si esta persona decide continuar con su vocación sacerdotal no puede de ningún modo considerar que el celibato le ha sido impuesto. Tiene que asumirlo libremente. Un celibato impuesto no hace feliz. Por tanto, en estos terrenos “vocacionales” hay que distinguir claramente entre la ocasión que ha provocado la decisión y la decisión misma, que tiene que ser tomada con entera libertad y desde la plena conciencia de lo que comporta esa vocación.

Libre es el que puede pero no quiere; no quiere porque ha encontrado algo mejor. No es libre “el que no tiene más remedio”, a no ser que este “no tener más remedio” se asuma con alegría y elegancia, sin añoranzas de lo que uno hubiera deseado que fuera. Quién asume así la soltería se asemeja a Jesús, el cual (según dice la plegaria eucarística número 2), cuando iba a ser entregado a su pasión (o sea, cuando no tenía otra salida), la aceptó voluntariamente. Jesús hizo de un acto forzado, un acto libre. Es posible que una imposición de la vida se convierta en un acto libre.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
ivan grillo
16 de Mayo de 2017 a las 15:07

La acción no se puede considerar libre cuando no hay otra salida posible.
La opción sacerdotal es parecida a los contratos de "Adhesión" Lo toma o lo deja. No existe otra opción.
De lo que se trata, sin desvirtuar el sentido del celibato, es que este, por disposición de la jerarquía, (la Iglesia) debía ser opcional, no libremente engañoso, pues cuando no existe otra salida, no se puede considerar libre la voluntad. El que quiera ser célibe, que lo sea, pero por su libre decisión, no por imposición para poder ejercer como religioso consagrado.
No esta lejano el día, que esta practica, (que como los rituales de sacrificios de personas y animales, en nada favorecen a la Divinidad, ni son solicitados ni son respondidos, y como sabemos, fueron totalmente eliminados de las practicas humanas) sea abolido como condición para poder ejercer el sacerdocio.
Así fue en sus comienzos, y debería haber permanecido por siempre.
No deben imponerse las decisiones y voluntades humanas, en contra vía a el espíritu de Dios.
Que las causa materiales que dieron origen a ese horrible y espantoso sacrificio, no prevalezcan sobre lo que Dios quiere y es que nos amemos todos sin excepción. Jesús, no puso mas condición para seguirlo en esta vida, que la identificación con su doctrina: siempre la caridad, siempre el amor, siempre contra el sufrimiento. Ya, bastante (¡¡¡) tenemos al llegar a este mundo, para imponernos nuevas y pesadas cargas...
ivan

2
Mari Jorge
17 de Mayo de 2017 a las 16:24

El celibato si es muy impuesto, porque en un principio Jesus antes de crear la religión católica, escogió hombres de muy variada índole y no les exigió que no tuviesen familia e incluso hijos, es algo que se puede cambiar por sufundamento antropológico es puramente cultural y ésta se cambia por la acción y educación del hombre.
De una forma personal opino que no es muy humano exigir ese tipo de sacrificio no haciendo ninguna falta para llegar a la oración y a la santidad. Psicológicamente hace más sano al hombre con todo su potencial, el que quiera o ame a una persona y la respete pueda estudiar Teología para dedicar su vida a Dios y en su buena acción social conjunta a la espiritual ser sacerdote libe.
Puede que también la comodidad de cómo se resolvería la forma de estar en sociedad de dicho sacerdote y si sería obligación de la Iglesia mantener a su familia, pero para eso existe la libertad de trabajar de la mujer.

3
Luciana
18 de Mayo de 2017 a las 05:29

Respuesta a los dos comentarios:Modelo: Jesucristo Respuesta "cum laude" el ultimo punto del post de Martin en este tema:"Libre es el que puede pero,no quiere etc.

4
Hormias
19 de Mayo de 2017 a las 19:14

Estupendo artículo fray Martín gracias

5
Jeferson
20 de Mayo de 2017 a las 21:44

Creo que es fundamental aclarar un tema como estos. El hecho de ser celibe debe también ser visto desde la posibilidad de vidad, es decir, la vida en una comunidad religiosa o como dioscesano.
Pienso que en cuanto a la decision de hacerse participe de una comunidad religiosa, por ejemplo como dominico, resulta de vital importancia el celibato.
La entrega total y en libertad de nuestra existencia; por medio del voto de la obediencia. Alli reside el misterio del celibato, ya que no resulta ser algo totalmente imposibilitador sino por el contrario, totalmente liberador.
..........