Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

23
Sep
2011

Benedicto XVI: valiente y claro

5 comentarios

El Papa, en su visita a Alemania, ha sido valiente. Todo lo que ha dicho no debería representar ninguna sorpresa para un católico medianamente informado del pensamiento de Benedicto XVI. Pero hay cosas que es bueno repetirlas, porque tenemos tendencia a dejarlas en los márgenes del olvido, o a no darles la importancia que tienen, o a pensar incluso que se puede ser un buen católico sosteniendo que “la cosa no fue para tanto” o que “eso del ecumenismo o del diálogo interreligioso es opcional”. Con estas expresiones el lector adivina cuáles son las tres cosas que quiero destacar de este viaje papal: su discurso ante los rabinos judíos, el encuentro con los musulmanes y su visita al convento del fraile agustino Martín Lutero.

El mismo día en que el presidente de Irán volvió a poner en duda el holocausto ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Papa habló claramente de la idolatría pagana que supuso el nazismo, muestra de lo que es capaz el hombre cuando rechaza a Dios. Y por si hacía falta recordarlo dijo: “la Iglesia se siente muy próxima al pueblo judío”. La cordialidad del encuentro con los musulmanes queda reflejada en estas palabras del presidente del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania: “Cuando se le conoce se sabe que el Papa argumenta a un alto nivel intelectual”.

El encuentro con los representantes evangélicos, en el convento en el que Martín Lutero hizo su noviciado y estudió teología, me parece un gesto ecuménico de primer nivel. Hace tiempo que la teología católica valora positivamente a Lutero. Históricamente las culpas estaban repartidas. Eclesialmente se pueden dar todavía muchos pasos en el camino hacia la unidad. Las palabras de Benedicto XVI en Erfurt: “el pensamiento de Lutero, su espiritualidad toda entera, estaban completamente centrados en Cristo”, reflejan lo que fue la pretensión del Reformador: “en mi corazón no reina sino un único artículo: la fe de Cristo. De ahí brota toda mi meditación teológica”. Va siendo hora de considerar a Lutero patrimonio común de todos los cristianos.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
el don del huesped
23 de Septiembre de 2011 a las 21:07

Suscribo el considerar a Lutero patrimonio común de todos los cristianos. El Vat II refleja algunas de sus aportaciones. De hecho el acceso del pueblo de Dios a la Biblia en lenguas vernáculas se lo debemos a él. La importancia de su estudio. Cierto que algunos hubieran deseado en Erfurt un acercamiento más allá del encuentro en la oración. Como en todas las familias los desencuentros se resuelven con tiempo, diálogo y deseo de solucionar las cosas. Llegará. Felicidades Santo Padre. Nos deja el don de su presencia y su palabra.

2
Paul T.
23 de Septiembre de 2011 a las 22:45

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber caminar en el encuentro con el hermano, más aún si la fuente o el artículo es Cristo. Nos olvidamos a menudo del mandato de Jesús que seamos uno (unidos) como es él con el Padre. No es una tarea sencilla, ni se alivia con rezar juntos, que sin duda, tiene su valor. Pero debemos dar un paso más en la realidad, una realidad que nos hace vivir el Reino de Dios anhelado por todos y que parece ser que lo trasladamos a la espera futura. Un signo más de Benedicto XVI a ser tomado en serio, un toque de atención a que no nos durmamos y trabajamos por la unidad cristiana. Para ello debemos abrirnos al Espíritu y formarnos como creyentes en este hermoso camino del ECUMENISMO.

3
Isabel
25 de Septiembre de 2011 a las 07:46

La doctrina universal de Benedicto XVI,el acercamiento a católicos,disidentes,paganos,me dice una vez mas que, ha sido dotado de inteligencia privilegiada, es el auténtico representante de Cristo en la tierra.
Su valentía,su claridad y los hechos de que todos somos testigos nos confirman de que, vive en la Verdad y fortalecen a la Iglesia de Jesucristo.

4
N.O.
25 de Septiembre de 2011 a las 15:06

Un agnóstico está (¿o puede estar? más cerca de Jesús que los fieles rutinarios. Lo ha dicho el Papa en Alemania. Como una llamada de atención a nuestras rutinas. Lo relaciono con el evangelio de hoy: uno que parece que dice "no" y cumple la voluntad de Dios va por delante de los que dicen "si", pero no cumplen.

5
JM Valderas
25 de Septiembre de 2011 a las 20:18

Querido Martín, en el discurso de Erfurt, recuerda Benedicto XVI que fue el martirio de los cristianos durante la persecución nazi lo que alentó por vez primera el ecumenismo entre protestantes ("evangélicos")y católicos. A Congar le oí relatar más de una vez que la vocación ecuménica se la despertó el cura de su pueblo cuando, durante la primera guerra mundial, cedió el templo católico a los protestantes para que celebraran el culto. La solidaridad. El papa alienta a mantener un terreno común de fe frente al secularismo y centrarlo en Cristo. Como si fuera necesario, antes de abordar el contenido teológico, reavivar las virtudes, la moral que permita crear el clima de afecto necesario. A través de Margot Kasmmann (la que fuera obispa presidente de los evangélicos alemanes y saltó a los periódicos por problemas de tráfico) conocí el ambiente en que escribió Lutero su versión de la Biblia: el de un aristócrata católico casado con una joven fiel seguidora del Reformador. También las mujeres fueron determinantes en la expansión de la Reforma. Podrían serlo también el acercamiento. No hace falta elevar a los altares a ningún rupturista, ni reescribir la historia.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo